Redes Sociales

Información para Pacientes

Síndrome de hiperestimulación ovárica

0 Comments
1870
27 ago 2014

Es una complicación de la estimulación ovárica que se utiliza en los tratamientos de reproducción asistida. Consiste en un cuadro clínico caracterizado por el paso de líquido de las vasos sanguíneos a las cavidad del organismo (abdomen y tórax), con un consecuente aumento de la viscosidad sanguínea, como respuesta a un aumento de mediadores producidos por los ovarios que han respondido exageradamente a las gonadotrofinas.

El síndrome de hiperestimulación ovárica puede afectar hasta el 10% de mujeres que sometidas a técnicas de reproducción asistida complejas. En la mayoría de los casos la afección es leve y sólo requiere de tratamiento simple y ambulatorio; pero en alrededor del 1% de los casos este cuadro es severo y requiere de tratamiento hospitalizado y vigilancia estricta

En los casos precoces, este cuadro se presenta poco después de la administración de gonadotropina coriónica humana para inducir la ovulación. También se puede presentar tardíamente, en este caso generalmente coexiste con un embarazo.

Los factores de riesgo principales para el síndrome de hiperestimulación ovárica abarcan: edad menor a 35 años; concentración de estrógenos en sangre muy alta; síndrome de los ovarios poliquísticos, y embarazo en combinación con estos factores de riesgo.

Los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica pueden ir de leves a severos. La mayoría de las mujeres que padecen la afección tiene síntomas leves tales como: distensión abdominal; dolor leve en el abdomen, aumento de peso; y leve dificultad respiratoria.

En los casos severos, las mujeres pueden tener síntomas más serios, como aumento considerable de peso, dolor abdominal intenso o hinchazón y acumulación de líquido a tensión, disminución de la producción de orina, aumento en la concentración de la sangre y dificultad severa para respirar.

Los casos leves del síndrome de hiperestimulación ovárica normalmente no necesitan tratamiento y la molestia se puede aliviar haciendo lo siguiente:

Reposo en cama. Esto ayuda a que el cuerpo libere el líquido. Se recomienda además evitar el ejercicio intenso y las relaciones sexuales, que pueden causar molestia en los ovarios.

Tomar al menos de 10 a 12 vasos de líquido un día (sobre todo bebidas que contengan electrolitos).

Uso de analgésicos como paracetamol u otros anti-inflamatorios de uso habitual.

Si el caso de síndrome de hiperestimulación ovárica es grave, la paciente es hospitalizada para monitorizar su evolución estrictamente e intervenir antes que ocurra alguna complicación.

En la mayoría de los casos, las molestias disminuyen gradualmente hasta desaparece completamente con la siguiente menstruación. Si hay embarazo, la evolución es más lenta y arrastrada, prolongándose las molestias por varias semanas.

Se previene síndrome de hiperestimulación mediante la sospecha precoz durante la estimulación, a fin de disminuir o incluso suspender la administración de gonadotrofinas y también en algunos casos no indicar la maduración ovocitaria final. Se puede administrar soluciones intravenosas que ayudan a impedir la pérdida de líquidos desde el espacio vascular, y si son usadas oportunamente, pueden retardar e impedir el desarrollo de este síndrome. Otra forma de evitar que se produzca es postergando la transferencia de embriones a fin de no permitir que se produzca un embarazo, lo que podría desencadenar o agravar el cuadro. En estos casos, se congelan todos los embriones y una vez mejorado el cuadro, pueden ser transferidos.

0.0
Last Modified: 21 septiembre 2014 03:57
Related Articles: Estudio de la reserva ovárica
Sindrome hiperestimulacion ovarica